Nuestra historia.

storia-bottene

En el lejano 1875 Francesco Bottene solicitó y obtuvo la Patente Regia n.º 8014 para lo que entonces se denominó “Nueva máquina para la fabricación de pastas en familia” llamada “Bigolaro” esto es máquina para hacer los bigoli, término que en dialecto véneto sirve denomina a los spaghetti muy grandes.
Además de los bigoli se podía fabricar los “gargati“, unos rigatoni con espesor de pasta consisten y grandes rayas. Desde entonces nuestra empresa nunca ha dejado de fabricado estos bigolari, a los que a mitad del pasado siglo se añadió la producción de las primeras prensas a motor. La constante evolución tecnológica y las nuevas exigencias nos han llevado a producir máquinas para la pasta cada vez más completas y sencillas, pero con total fiabilidad, adaptadas a la restauración, a las comunidades, a las tiendas y a las familias, continuando la tradición de la pasta de nuestros antepasados.


Una pasión que dura desde hace un siglo

En los años 70 se produjo un cambio importante, cuando comenzamos a hacernos conocer en el extranjero mediante las primeras exportaciones y, visto que italianos en el mundo hay tantísimos, los primeros clientes fueron justamente los hijos de italianos emigrados que querían hacer conocer la cultura y las tradiciones de sus padres en el mundo también mediante el arte culinario.

Gracias al redescubrimiento de las tradiciones, en estos últimos años también el “viejo bigolaro” se está dejando conocer y apreciar en todo el mundo.

Descubre nuestros productos

Volver a arriba